martes, 28 de julio de 2015

El bebé

Hola a todos,

Siento este repentino cese de publicaciones en el blog, pero como expliqué hace unas entradas, tengo la suerte de poder salir de Madrid por vacaciones, y eso repercute en mi actividad normal.

Además, pese a mis esfuerzos por intentar subir entradas desde el móvil, he tenido algunos problemas.

Hoy traigo otro de mis experimentos, relacionado con los sueños. Esto es ya que hace unos días -hojeando un libro sobre el arte surrealista- me acordé de una de las técnicas que estos, tanto pintores como escritores, usaban a la hora de componer sus obras.

Consiste en nada más despertarse, sin pensarlo, ponerte a dibujar (o escribir) lo que se te venga a la cabeza.

No es la primera vez que hago esto, pero en el caso de hoy, ha sido sin duda una experiencia singular.

Me encontraba echando una mini-siesta escuchando música (Obscured by clouds) cuando una imagen me despertó. Fui corriendo a dibujarla que es lo que podéis ver más abajo (quería dibujar deprisa para no olvidar detalles, y además estaba aun dormido).



Fue extraño pues esta imagen fue como un flash. Normalmente los sueños suelen aparecer de forma progresiva haciendo que solo a mitad del sueño empecemos a darnos cuenta de qué estamos viendo. En cambio, esta fue una imagen exacta, como si estuviese soñando con la habitación a oscuras y de golpe alguien encendiese la luz.

Supongo que no hay que ser muy sagaz para imaginarse que ese alguien era el bebé que menciono en el título.

Extraño ¿no?

Un saludo.
Calde

No hay comentarios:

Publicar un comentario